Celos infantiles: ¿cómo manejarlos? (Parte 2)

En este segundo artículo sobre los celos infantiles continuaré dándoos unas recomendaciones para evitar que el sentimiento de “Príncipe o princesa destronado/a” se alargue demasiado en el tiempo. No dejes de revisar la primera parte de este artículo PINCHANDO AQUÍ.

 

  • Empatiza con el hermano mayor. Debemos darnos cuenta de que esta situación es estresante para él también. De repente ha llegado a su casa un “nuevo Nenuco” para quedarse a vivir y al que su madre presta la atención y los cuidados que eran exclusivos para él. Habla mucho con él o ella y dale seguridad de que le sigues queriendo y mimando igual que antes aunque ahora no siempre puedas atenderle al instante.
  • Hazle partícipe del proceso del nacimiento. Despedirse de él cuando vayamos al hospital, llamarle por teléfono mientras estemos allí y acompañarle a conocer a su nuevo hermanito al hospital serán acciones que le ayudarán a sentirse incluido en el proceso. Es importante coordinarse para que cuando llegue al hospital la madre esté incorporada en la cama y el bebé tumbadito en su cuna. Amortiguará el primer impacto y despertará más curiosidad que celos. Intentad que sea un momento exclusivo de los miembros del núcleo familiar, ya habrá tiempo para que los familiares y amigos vean la interacción entre los hermanos. El padre tendrá una gran importancia a la hora de intentar continuar con las rutinas del hermano mayor llevándole y recogiéndole de la escuela infantil o el colegio aunque luego se quede con los abuelos o los cuidadores.
  • Evita sentirte culpable o angustiado por las emociones de tu hijo mayor. Quizás la expresión de tu hijo no sea la que tu esperabas o deseabas ante la llegada de un nuevo hermanito. Permítele que las exprese (de forma adaptativa) y dale un tiempo para que encaje la nueva situación. Habla mucho con él y hazle sentir seguro. Debemos intentar crear una relación con nuestros hijos que respete su individualidad (incluso en hermanos gemelos) y la valide. Intenta que la llegada del nuevo miembro no te impida disfrutar de lo que el mayor te esté contando. El estrés y la ansiedad son grandes enemigos del disfrute y hará más difícil al hermano mayor la adaptación a su nuevo rol.
  • No prestes demasiada atención a las conductas regresivas y premia con atención extra las adaptativas. Esta es la premisa básica de la llamada “Disciplina positiva” (os invito a investigar sobre este concepto). Los celos conllevarán inseguridad, y guiados por esta los hermanitos mayores tendrán conductas que imitarán a las del recién nacido. Hablarán como si fuesen un bebé, se harán pipi en la cama o en cualquier sitio (cuando ya no necesitaban llevar pañal), querrán jugar con los juguetes del bebé en lugar de con los suyos, etc… en todo momento intentando que la madre deje de prestar atención al nuevo hermanito y se la preste a ellos. En la medida de tus posibilidades, y siempre que no exista riesgo para la integridad del menor, ignora estas conductas enfocando su conducta a algo más acorde con su edad. Por ejemplo si tu hijo intenta captar tu atención vocalizando como si fuese un bebé mientras cambias el pañal de tu nuevo retoño, puedes decirle “me ayudaría muchísimo si me acercases esas toallitas cielo” y cuando vuelva a hablar correctamente decirle “¡me encanta lo bien que hablas mi amor!”.

Espero que estas recomendaciones te sirvan para acompañar a tu hijo en la adquisición de su nuevo rol como hermano mayor. Para cualquier aclaración o ampliación de esta información no dejes de contactar con Domínguez Psicólogos. Mucho ánimo con la emocionante aventura de educar.

Abel Domínguez Llort

Psicólogo. Director de Domínguez Psicólogos

www.dominguezpsicologosmadrid.com

One thought on “Celos infantiles: ¿cómo manejarlos? (Parte 2)

Los comentarios están cerrados.