Cómo fomentar la autonomía en los hijos

Según la Real Academia de la lengua Española (RAE) la autonomía es la condición de quien, para ciertas cosas, no depende de nadie. Una buena autonomía en los niños favorece una buena autoestima. Además de promover la independencia y la responsabilidad. Por eso es una labor muy importante en la educación de los hijos fomentar su autonomía e independencia para que, como bien dice la RAE, sean capaces de realizar ciertas cosas sin depender de nadie. Aquí os daré algunos consejos sobre cómo fomentarla:

 

Enseñar al niño a localizar e identificar las partes de su cuerpo. El niño debe de saber para qué sirve cada parte de su cuerpo y qué puede hacer con ella.

Realizar con los hijos juegos y ejercicios de locomoción. Ayudarles a aprender a gobernar sus movimientos. Es importante que adquieran una buena coordinación, equilibrio y control de su motricidad. Para ello se puede ir a clases de psicomotricidad o de atención temprana.

Mantener unos hábitos y rutinas. En alimentación, higiene, salud… si aprenden unos buenos hábitos desde pequeños, es más fácil que luego los mantengan en su vida adulta.

Marcar bien los horarios. Establecer tiempo de estudio y de ocio. Diferenciar entre días lectivos y fines de semana o vacaciones… Que los niños sepan lo que deben de hacer y lo que se espera de ellos en cada momento.

Asignar a los hijos pequeñas actividades diarias. Para ayudar a un niño en el proceso de madurez y autonomía tenemos que pedirle que se responsabilice de tareas desde pequeño y que estas aumenten de manera progresiva a su edad. Para este punto es importante saber cuáles son las capacidades reales de cada niño, para que no les resulten ni muy fáciles, ni muy difíciles; pues corremos el riesgo de que el niño se frustre si ve que es incapaz de realizar lo que se le pide y no vuelva a intentarlo por anticipar fracaso la siguiente ocasión.

Analizar sus deseos y elecciones. Por ejemplo, cuando pida algo,Como fomentar la autonomía en los hijos Dominguez Psicologospreguntarle por qué lo quiere y para qué. Es importante ayudarle en la toma de decisiones desde pequeños. Se le debe de dar la oportunidad de acertar, de fallar, de equivocarse y de rectificar; esto le ayudará a aprender de sus errores. Es importante que el niño aprenda que de los fracasos también se aprende.

Enseñarles a valerse por sí mismos y a que se enfrenten a nuevas situaciones. Es bueno que confíen en sí mismos y en sus recursos. Que los niños sepan que pueden realizar acciones de forma autónoma y sin ayuda. Es muy importante no anticiparse a sus actos y dejarles actuar solitos. A veces los padres nos anticipamos porque creemos que nuestros hijos no podrán realizarlo solos o simplemente por comodidad o rapidez; como, por ejemplo, darles la papilla, en vez de que se la tomen ellos solos, por ir con prisas al colegio.

Animarles a tener interacciones sociales. Las relaciones con otros niños y adultos, que no sean de la familia, les ayudará a conocer el sentido de la amistad a integrase, a tener sus propias opiniones, a ser abiertos, a desarrollar unas habilidades sociales….

Un buen momento para empezar a fomentar la autonomía en los hijos es durante el periodo estival y las vacaciones, ya que se posee más tiempo y más tranquilidad; por tanto, os animo a aprovechar estas fechas para trabajar sobre ello. ¡Muchos ánimos!

Marta Llavona Serrano

Neuropsicóloga y especialista en trabajo con niños

www.dominguezpsicologosmadrid.com