Cómo lograr tus propósitos para el Año Nuevo

Con la llegada del final del año hacemos balance de los logros y de nuestra satisfacción vital. En el periodo vacacional nuestro ritmo agitado disminuye y eso nos permite entrar en contacto con “nuestros deseos”. A veces sentimos una cierta desazón y tristeza al comprobar que ninguno de nuestros propósitos de principios de año se ha cumplido. Aquí te enseñaré algunas claves para que tus objetivos de Año Nuevo se cumplan:

 

Dejar de fumar, hacer más ejercicio, aprender un idioma o adelgazar, suelen ser los objetivos que más habitualmente nos proponemos para el nuevo año. Pero, ¿por qué no los alcanzamos? En la mayoría de los casos iniciamos el año con energías renovadas y sobre todo ilusión, pero, nuestra propia forma de pensar o las ocupaciones de nuestro día a día hacen que nos olvidemos de estos objetivos y prioricemos otras tareas más importantes o urgentes. Da igual lo que te propongas: ¡si sigues estos consejos conseguirás cambios!

  • Plantéate objetivos realistas y concretos. Hacer una lista de no más de 5 o 6 objetivos te ayudará a recordarlos y a organizarlos. Debes encontrar un hueco en tus rutinas diarias para colocarlos. Muchos objetivos no se llegan a cumplir por ser demasiado generales e intangibles: “ser más feliz, disfrutar más de la vida, hacer más deporte” son buenos ejemplos. Deberemos preguntarnos cómo seremos más felices o disfrutaremos más de la vida o cuánto es hacer más deporte y cuándo lo haremos. Además, deberemos buscar los momentos: “los martes y jueves al salir del trabajo nadaré media hora, o los lunes y miércoles cuando deje a los niños en el colegio saldré a correr cinco kilómetros”.
  • Dividir los objetivos que impliquen grandes cambios vitales en pasos más pequeños que nos permitan mantener la atención sobre la consecución de los mismos. A veces el cambio es tan ambicioso que no se logra por no haber mantenido una actitud correcta o una constancia el suficiente tiempo. Dividir en subtareas estos grandes planes, nos ayudará a mantener nuestra motivación en niveles idóneos para continuar avanzando hacia el objetivo final.
  • Debes celebrar cada pequeño logro y acercamiento a tu objetivo final aunque no sea la consecución total del mismo. Autoreforzarse positivamente y  premiarse con detalles o pequeñas concesiones nos animará a mantener nuestros esfuerzos.
  • Escoge un punto de revisión de avances a lo largo del año por ejemplo el inicio del curso escolar en septiembre. De esta manera no se pasará todo el año sin que revises tus metas y tendrás otra oportunidad de lograr tus objetivos sin plantarte de nuevo en diciembre con sensación de desazón. Puedes utilizar una alarma en el movil o una nota en la agenda para acordarte de hacer tu balance.
  • Anticipar éxito nos ayudará a que mantengamos una actitud positiva ante las dificultades que nos puedan surgir. Podemos elegir el enfoque que damos a las dificultades y situaciones complicadas que nos surgen, así que por qué elegir lo negativo, ¿por qué ver el vaso medio vacío en lugar de medio lleno? Centrar nuestro pensamiento en las consecuencias positivas que tendremos cuando hayamos conseguido nuestro objetivo nos impulsará hacia delante. Muchas veces nosotros mismos somos nuestros peores enemigos con nuestras autocríticas y pensamientos negativos.
  • Comunica tus intenciones a otras personas que te puedan preguntar por ellos a modo de “presión positiva”. Eso te ayudará a comprometerte con los demás y contigo mismos y lograr tus logros.

Espero que estos consejos te sirvan para lograr los propósitos de este Año Nuevo y que el próximo diciembre tu balance sea muy positivo.

Abel Domínguez Llort

Psicólogo. Director de Domínguez Psicólogos

www.dominguezpsicologosmadrid.com