Logra cambios verdaderos en tu vida

¿Quieres saber por qué algunas personas logran dejar el tabaco y otras no? ¿sabes cómo algunas personas consiguen incorporar el ejercicio físico a su día a día y adelgazan? ¿Deseas saber cómo instaurar hábitos saludables en tu vida porque lo has intentado y has fracasado? Sigue leyendo este artículo y encontrarás respuestas.

 

Cuando hablamos de cambiar, algunas personas sienten amenazada su personalidad ya que piensan que no hablamos tan solo de conductas. Afirman, como la canción de Alaska, “yo soy así y así seguiré, nunca cambiaré”. Otros creen, por intentos fallidos anteriores, que no serán capaces y que “¿para qué intentarlo?”. Pero a la hora de eliminar un mal hábito o adquirir uno bueno se pasa por las mismas fases.

Para esta explicación me apoyaré en el Modelo Transteórico de Prochaska y Di Clemente 1982. Estos autores concibieron el cambio de conductas como una rueda de diversas fases por las que pasa una persona cuando quiere eliminar un mal hábito (como el consumo de una determinada sustancia) o la adquisición de buenas costumbres (como hacer running tres veces en semana). Sitúan la motivación y la constancia como los motores del cambio y lo que marca la diferencia entre los que lo logran y los que no.

Las fases de este Modelo circular son las siguientes:

  • Fase de precontemplación: El individuo no cree que deba cambiar nada porque no es consciente en absoluto de que tiene un problema de consumo o de conductas. Podría decirse que la motivación para el cambio está en -1.

  • Fase de contemplación: La persona comienza a considerar que pueda tener un problema y que no estaría mal cambiar algunos hábitos o conductas. Presentan una ambivalencia intensa entre el mantenimiento de sus “costumbres” y el cambio. Su motivación estaría entre 3 y 5.
  • Fase de determinación: En este periodo la persona puede dar el paso o no de intentar realizar cambios. En función de que comience los cambios entrará en la fase siguiente o se mantendrá en la fase anterior. Esta fase supone la diferencia entre “el dicho y el hecho”. La motivación podría encontrarse entre 5 y 8.
  • Fase de acción: El paciente ya ha empezado a ponerse en marcha para lograr los cambios y está probando a hacer lo que sabe que debe (y quiere) hacer. En esta fase la motivación es alta y la persona ha pensado que es capaz de lograrlo (podríamos asignarle una puntuación entre 8 y 10).
  • Fase de mantenimiento: En esta fase la persona ya ha conseguido cambios y se centra en mantenerlos en el tiempo evitando, en la medida de lo posible, la recaída.
  • Fase de manejo de recaídas: Este modelo incluye de forma realista esta fase en la que el individuo recae en un consumo o en un hábito anterior. Da por hecho que las personas realizan entre tres y cuatro vueltas completas a la rueda antes de lograr un cambio estable en el tiempo. El objetivo de las personas en esta fase es volver a pasar cuanto antes por todas las fases logrando mantenerse el máximo posible en la de mantenimiento.

Es de suma importancia saber en qué fase se encuentra cada paciente que acude a terapia para poder ayudarle a lograr los cambios que desea, si estos son realistas, o a buscar unos objetivos realistas o que realmente le ayuden a ser más felices que los que tenían. Si te encuentras en pleno proceso de cambio o te planteas iniciarlo y no sabes por dónde empezar no dudes en consultarnos, podemos ayudarte.

Abel Domínguez Llort

Psicólogo. Director de Domínguez Psicólogos

www.dominguezpsicologosmadrid.com