Música y emociones

La música está presente en nuestras vidas a diario. En televisión, en nuestros aparatos electrónicos, en  tiendas, en el trasporte público y un largo etc. Es fundamental en muchos de los encuentros sociales y sin duda es parte del ocio de muchas personas. La música nos hace viajar a otros mundos, evoca un sinfín de recuerdos, nos conecta con personas… ¿Cómo se explica este fenómeno?, ¿qué beneficios puede reportar desde la psicoterapia?

 

La música induce estados emocionales al facilitar cambios en la distribución de sustancias químicas en nuestro cerebro. Estudios de neuroimagen muestran que tanto al escuchar como al hacer música se estimulan conexiones en una amplia franja de regiones cerebrales, normalmente involucradas en la emoción, la recompensa, la cognición, la sensación y el movimiento. Libera dopamina, neurotransmisor asociado al sistema del placer cerebral.

Las nuevas terapias basadas en la música pueden favorecer la neuroplasticidad, nuevas conexiones y circuitos, que compensen deficiencias en regiones del cerebro, sacando partido a esta peculiaridad de la música.

La Musicoterapia, según la Asociación Internacional de Musicoterapia,  se refiere a “la utilización de la música y/o de sus elementos (sonido, ritmo, melodí­a y armoní­a) con un paciente o grupo, en un proceso destinado a facilitar y promover comunicación, aprendizaje, movilización, expresión, organización u otros objetivos terapéuticos relevantes, a fin de asistir a las necesidades fí­sicas, psí­quicas, sociales y cognitivas. La musicoterapia busca descubrir potenciales y/o restituir funciones del individuo para alcanzar una mejor organización intra y/o interpersonal y, consecuentemente, una mejor calidad de vida. A través de la prevención y rehabilitación en un tratamiento.”

» Somos criaturas musicales de forma innata
desde lo más profundo de nuestra naturaleza. «

Stefan Koelsch

 

Stephan Koelsch, músico, psicólogo y neurólogo, pone de manifiesto que nada influye tanto, tiene un impacto tan trascendental sobre el cerebro, como la música. Eduard Punset hizo un reportaje muy interesante acerca de la música y las emociones con este invitado. http://www.rtve.es/television/20111009/musica-emociones-neurociencia/465379.shtml

En otro artículo hablábamos de las inteligencias múltiples. Una de las ocho inteligencias que se describen es la musical. Sin duda potenciar esta capacidad, poco protagonista entre sus hermanas, de percibir y expresar a través de la música es beneficioso. http://dominguezpsicologosmadrid.com/inteligencias-multiples/

Quizá sin darnos cuenta utilizamos la música en nuestra vida para potenciar nuestro rendimiento, sentirnos mejor o procurar hacer sentir bien a otros. Por ejemplo, es fácil ver a personas corriendo con los auriculares puestos, cantar a un bebé para dormirle, felicitar a alguien en su cumpleaños con una canción.

¿Por qué no sacarle más partido a este arte? No hace falta mucho para disfrutar de una buena canción, y el abanico de estilos es amplísimo. La música está al alcance de todos y, como hemos visto, reporta muchos beneficios a  nivel emocional que revierten en el bienestar general. Tu psicóloga de confianza te anima a tener esta información presente y usar la música como herramienta en la terapia y fuera de ella.

Cristina de la Rosa Tineo

Psicóloga. Psicodramatista

www.dominguezpsicologosmadrid.com