¿Qué es la ludopatía o juego patológico?

El juego en una máquina recreativa ofrece diversión a los usuarios a través de la posibilidad de ganar dinero interactuando con ella. Bingo, slots, “tragaperras”, ruleta, Black Jack, … hay un sinfín de posibilidades, pero, ¿cuándo deja de ser una forma de entretenimiento para convertirse en un problema? Sigue leyendo y te lo cuento.

 

Según el DSM-V (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) elaborado por la Asociación de Psiquiatría de América (APA) define juego patológico como la conducta de jugar que genera malestar por cuatro o más de los siguientes síntomas:

  • Necesidad de apostar cada vez mayores cantidades de dinero para lograr excitación y/o activación emocional.
  • Nerviosismo o irritabilidad a la hora de intentar disminuir el juego o intentar dejarlo.
  • Ha intentado con anterioridad dejar el juego sin éxito.
  • Dedica una gran energía y/o pensamientos a pensar en apuestas, formas de lograr dinero para apostar, etc…
  • Realiza apuestas con un estado anímico desagradable (ansiedad, desasosiego, frustración, … ).
  • Suele volver a apostar como forma de recuperar el dinero
  • Miente para ocultar las consecuencias de la pérdida de dinero.
  • Pone o ha puesto en peligro su carrera profesional o académica o alguna relación personal a causa del juego.
  • Da por hecho que los demás le ayudarán con sus problemas económicos, adquiriendo así deudas con sus familiares y amigos.

Como podéis comprobar estos criterios son muy parecidos a los producidos por la adicción a una sustancia, ya que esta adicción conductual activa los mismos sistemas de recompensas cerebrales. Además del juego en las mencionadas máquinas recreativas estas características son aplicables también a las apuestas deportivas o de caballos y galgos. Por eso la recuperación de esta adicción sigue las mismas fases del modelo de cambio que para la adicción a las sustancias. Pincha aquí para leer el artículo “Logra cambios verdaderos en tu vida”, donde explico las fases que se transitan para salir de las adicciones.

Estas actividades dejan de ser divertidas para convertirse en un problema cuando comenzamos a perder el control del gasto que realizamos en las mismas. Al principio esta conducta se realiza porque nos genera placer y posteriormente se sigue realizando para encontrar más emoción o para recuperar el dinero perdido. A raíz de esta pérdida de control la persona con adicción al juego empieza a ver afectadas otras áreas importantes de su vida: relaciones personales, trabajo o estudios, etc… Puede tener algunos problemas legales asociados a las deudas contraídas, la agresividad contra los objetos del salón de juegos, o por ilegalidades realizadas para conseguir dinero rápido y pagar deudas o jugar más.

No es difícil “engancharte” a jugar o a apostar ya que hay muchos factores y variables que están pensados para que realicemos apuestas impulsivas y repitamos esta conducta. Próximamente publicaré un artículo analizando a fondo estas variables.

La impulsividad y la compulsividad (o repetición de conductas) son las claves para que la conducta de jugar resulte patológica o no: gastar más de lo que uno tenía pensado, apostar bajo los efectos del alcohol o alguna otra droga, jugar para recuperar el dinero perdido … son conductas o pensamientos que fomentarán el juego compulsivo.

Te invito a jugar con responsabilidad y a disfrutar de este tipo de ocio.

Abel Domínguez Llort

Psicólogo. Director de Domínguez Psicólogos

dominguezpsicologosmadrid.com